miércoles, 6 de enero de 2010

La cuqui

La cuqui ya está cabeza abajo. Me da culazos a la altura de las costillas y puedo sentir sus pies sobre mi costado izquierdo. Es hermoso tener una idea de cómo está ubicada para poder adivinar sus movimientos. Las patadas fuertes que me sorprenden mientras trabajo, las manitos que me acarician más suavemente, los saltitos que da cuando tiene hipo.

La cuqui crece día a día y sus movimientos se hacen más notorios, y cada vez más hermosos. De repente mi panza se transforma en una gran gelatina que no para de moverse, y en ese momento aprovecho para apoyar rápido mis manos sobre ella y que sienta que mamá está ahí.

La cuqui tiene un corazón que late rapidito, y deja que su papá la escuche cuando apoya la oreja en mi panza. Tengo que admitir que un poco de envidia me da, pero bueno, a él le toca eso y a mi sentir sus movimientos todo el día. No me puedo quejar.

La cuqui está llegando a su semana 28 en esta aventura adentro de mi panza. Estamos en el último trimestre. Y yo siento que tengo ganas de que salga ya para verle la carita, acariciarla, besarla y ponerla en mi pecho, pero a la vez siento que una vez que este embarazo termine voy a extrañar sentirla acá conmigo todos los días, todo el tiempo.

5 comentarios:

Ivana Gorosito dijo...

LAURA BASTA DE HACERME LLORAR


basta!

Cory dijo...

Ayyy pense que era la unica que iba a llorar!!!
Uff es que contas TAN lindo lo que se siente estar embarazada.
Cada vez más ganas de recordar esa sensación y cada vez menos tiempo para sentirla!

Nahualito dijo...

Que loco! no?

Florencia dijo...

ni me lo digas, yo cuento con los dedos de una mano los días que me quedan con bebé en mi panza y me da una cosita..te entiendo tanto!.

Patito dijo...

Siempre digo que no voy a tener hijos, que no me siento capaz, que no 'me veo' en esa situación... pero cada vez que leo situaciones como estas que contás en tus blogs.... cambio de opinión :P
Muchas felicitaciones a vos y tus dos hombres.
Soy tejedora compulsiva y me encantó saber que también tejés. Hay taaaantas cositas tejidas para nenas! Así que podrías ampliar la producción!